Pueblitos mágicos que no puedes resistirte a conocer

0 Comments

La ciudad de Campeche

Las fachadas vibrantes, las calles empedradas, los lagos multicolores y los fondos montañosos son sólo algunas de las cosas que hacen que las pequeñas ciudades de México sean fotográficamente espectaculares que se encuentran a tan sólo un par de vuelos económicos.

La diversidad de paisajes en todo México significa que las diferentes regiones ofrecen delicias distintivas, desde pueblos fantasmas del desierto y pintorescos pueblos coloniales arrastrados por la historia hasta pueblos costeros tranquilos repletos de colores.
Las opciones son infinitas, pero aquí están algunos de nuestros destinos favoritos en ciudades pequeñas para inspirarte en tu próximo viaje.

1. Bacalar (Quintana Roo)

Esta pequeña ciudad, a unas cuatro horas de Cancún y cerca de la frontera con Belice, es el hogar de un gran lago a menudo denominado el Lago de los Siete Colores. Los tonos del agua van de cristalino a turquesa profundo, debido a los cenotes (sumideros) submarinos y la piedra caliza. Rodeado de exuberantes manglares y con áreas del lago tan inmensas que no puedes ver dónde termina, Bacalar ofrece las vistas más espectaculares. Recuéstate en una hamaca que se balancea sobre el agua y relájate.

 

2. San Sebastian Bernal (Querétaro)

 

Calles de adoquines, fachadas coloridas y el telón de fondo de uno de los monolitos más altos del mundo, San Sebastián Bernal es una pequeña ciudad verdaderamente pintoresca. Fundada en el siglo XVII por varias familias españolas, esta ciudad del centro de México cuenta con muchos edificios que datan de los siglos XVIII y XIX.

Hotel Boutique

3. Campeche (Campeche)

 

Oficialmente, una ciudad y la capital del estado mexicano del suroeste del mismo nombre, Campeche, tiene la sensación de ser una ciudad pequeña y pintoresca. Todas las fachadas del centro histórico están pintadas en tonos pastel y la calle peatonal principal, Calle 59, tiene exhibiciones de arte en rotación. A pesar de que la calle es relativamente corta, los visitantes a menudo tardan mucho tiempo en caminar por ella al detenerse para tomar fotografías cada pocos metros.

4. Malinalco (Estado de México)

 

Malinalco, una ciudad rica en leyendas y llena de misterio y magia, aproximadamente a dos horas al suroeste de la Ciudad de México, era un lugar importante para los mexicas o aztecas, quienes construyeron un complejo allí para su élite militar. Una ciudad situada entre montañas y rodeada de frondosos bosques, atrae a los visitantes por su flora y fauna, así como por sus ofrendas históricas y espirituales.

5. Izamal (Yucatán)

 

Todo este pueblo, que se centra alrededor de un monasterio franciscano del siglo XVI construido sobre un templo mesoamericano, está pintado en un alegre amarillo canario. Con un fondo de cielo azul brillante que comúnmente bendice a la Península de Yucatán, las fachadas doradas casi brillan. Ubicado a medio camino entre Mérida y el sitio arqueológico de Chichén Itzá, es un lugar perfecto para detenerse en el camino.

Zoan turística Izamal

6. Real de Catorce (San Luis Potosí)

 

Anteriormente una próspera ciudad minera de plata, Real de Catorce es ahora una ciudad fantasma en el desierto de San Luis Potosí, en el centro-norte de México. Un sitio de peregrinación para los indígenas huicholes y católicos por igual, tiene una sensación espiritual que atrae a los visitantes. Y el hecho de que para llegar a la ciudad hay que entrar por un túnel lo hace aún más encantador.

7. Cuetzalán (Puebla)

 

Las calles empedradas y los edificios rústicos con techos de tejas rojas son parte del encanto de este pequeño pueblo que se encuentra en las montañas fuera de Puebla (aproximadamente 4 horas desde la Ciudad de México). Rodeado por un frondoso bosque, repleto de cascadas y cuevas y un sitio arqueológico cercano, Cuetzalán es un lugar ideal para aquellos que gustan de la aventura al aire libre.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *