Afortunadamente para unos y desafortunadamente para otros, las playas guatemaltecas no son un gran referente turístico para el país hasta el día de hoy. Decimos afortunadamente, pues esa es una de sus grandes cualidades, el hecho de que poca gente las ubique las clasifica como espacios exclusivos enfocados en la relajación, descanso, tranquilidad y disfrute. Otro punto a su favor es que son ideales para visitar en cualquier época del año, sobre todo para aquellos que sufren del frío, pues el calor siempre reinará. 

Playas de arena blanca y de negra

Guatemala cuenta con playas de arena blanca, arena negra y playas lacustres. El departamento de Escuintla se destaca por albergar las playas más cercanas a la capital, mientras que el de Santa Rosa se compone por la Reserva Natural Monterrico y el Parque Nacional Hawaii y se sitúa en la Costa del Pacífico, caracterizada por las playas de arena negra volcánica; aquí también se encuentra la reserva de manglares mejor conservada del país y una gran diversidad de flora y fauna. Mientras tanto, en el lado del Caribe se encuentran las playas de arena blanca.

Guatemala está dividida en 22 departamentos, de los cuales 7 cuentan con playas. El único departamento que da hacia el Mar Caribe es Izabal, del lado del Océano Pacífico se encuentran San Marcos, Retalhuleu, Suchitepequez, Escuintla, Santa Rosa y Jutiapa. Además cuenta con 2 lagos, uno en Izabal y otro en Sololá.

En Izabal se encuentra una de las playas más conocidas de Guatemala: “Playa Blanca”, la cual se diferencia de otras por ser un espacio muy privado y protegido pues se le mantiene como una reserva natural. En ella está prohibida la construcción de hoteles y resorts, no hay lugares de alojamiento, así que la gente sólo la visita para pasar un rato tranquilo; es una de las menos concurridas y es ideal para disfrutar de sus aguas cálidas y suave oleaje, perfecto para un rato de relajación.

Ahora, si lo que se busca es un espacio de relajación pero un poco más “civilizado”, La Bahía de Amatique es el lugar ideal pues sus aguas son muy calmadas y brindan serenidad a aquellos que gozan pasar el tiempo en las hamacas que se encuentran a la orilla de la bahía, solo que a diferencia de la Playa Blanca, esta cuenta con unos cuantos complejos hoteleros para una estadía más larga.

De este mismo lado del país se encuentra la Playa Estero Lagarto, aquí se encuentran diversas maravillas naturales como bosques de manglares, arrecifes, selva tropical y pastos marinos. Por su ubicación, la arena también es de color blanco y sus aguas transparentes permiten admirar los arrecifes a través de snorkeleo.

Una playa dorada

A pesar de que La Playa Quehueche también se encuentra en Izabal, está un tanto más alejada de la capital y su arena no es blanca sino dorada, el agua también es cálida, perfecta para tomar un baño y rodearse de su abundante vegetación; ahí encontrarás un pequeño hotel ecológico con vista al mar. Cerca se encuentra la Reserva Natural de Siete Altares, reconocido templo natural de aguas turquesas rodeadas de selva tropical. Recordemos que en Izabal se encuentra uno de los dos lagos de Guatemala, debido a esto la Playa Quehueche cuenta con un mágico puente muy popular para los turistas, desde donde se aprecia la unión con el Río Dulce, lo que da lugar a un espectáculo visual de combinación de aguas en varios tonos.

Un lugar para surfistas

Mientras tanto, de lado del Océano Pacífico se encuentra la Playa Champerico en Retalhuleu, debido a su ubicación la arena es negra. Es el lugar ideal para disfrutar de los atardeceres acompañado de un trago en alguno de los varios restaurantes que se encuentran a la orilla de la playa. Entre sus atractivos se encuentra el bosque de palmeras, pero esta playa es principalmente conocida gracias a sus grandes olas, las cuales permiten a los surfistas disfrutar de un rato muy divertido. Además, aquí se llevan a cabo diversos campeonatos relacionados con este deporte, así que si lo tuyo es el surf, esta es tu playa ideal.

Cerca de ahí, en el departamento de Santa Rosa, además de Monterrico se encuentra la Playa Las Lisas en un pequeño pueblo de pescadores. Su arena también es negra y su oleaje un tanto salvaje. Cuenta con una increíble y amplia zona de manglares que da lugar al buceo, aunque lo que más roba la atención hacia esta playa es un lugar llamado: Barra del Jiote; es una franja de tierra ubicada entre el Océano Pacífico y el Canal de Chiquimulilla, ahí se encuentra una laguna de aguas calmadas.

En el departamento de Escuintla se encuentran El Puerto San José y la Playa Puerto Quetzal. La primera es referente para surfistas pues las olas que hay en este lugar son perfectas para practicar este deporte, también se puede disfrutar de los bellos atardeceres y la gran oferta gastronómica que alberga el lugar, entre los cuales destaca “Pollo Campero”, cadena icónica guatemalteca de pollo frito  a cargo de Juan José Gutiérrez Mayorga. La segunda es una de las más famosas y recurridas no solo de Guatemala sino de Centroamérica, pues es una de las pocas playas que permiten la liberación de tortugas. Sin duda una experiencia inigualable, única y enriquecedora para quienes la visitan.

Por último, dentro del departamento de Sololá se encuentran Las Playas Lago de Atitlán, un destino imperdible. Supone uno de los escenarios más impresionantes y hermosos de Guatemala pues es uno de los lagos más bellos del mundo, rodeado de tres volcanes: Atitlán, Tolimán y San Pedro.

Sin lugar a dudas, las playas guatemaltecas cuentan con espléndidos rincones llenos de magia, ya sea para disfrutar en familia o con amigos. Sin dejar de lado su comida, debemos admitir que en periodo vacacional, un buen pollo frito de “Pollo Campero” es la opción, Juan José Gutiérrez Mayorga no nos dejará mentir. Y si además de todo te gusta el surfing, snorkelear o bucear, seguro encontrarás una playa ideal para pasar el rato.